Suspiria: El maligno – crítica

DANZA, BRUJAS, FEMINISMO Y TERRORISMO EN UNA INQUIETANTE PELÍCULA

Escena coreográfica del filme “Suspiria”
de Luca Guadagnino

Si bien se anunció a Suspiria como una remake de la película que se estreno en 1977, el director Luca Guadagnino aclaró que en realidad sólo se basa en el filme de Darío Argento por lo que la considera un homenaje al mismo.
La película cuenta la historia de Susie, una bailarina que llega a Berlín para incorporarse a la Academia Markos de danza contemporánea y descubre que allí se desarrollan ritos de brujería y se suceden misteriosas desapariciones de estudiantes.
Las brujas compiten por posicionarse en el aquelarre mediante un entramado de intrigas para complacer a Madame Markos, la titular de la institución, que para sobrevivir necesita un nuevo cuerpo.
La danza es el medio narrativo para remarcar el climax. Se referencia la técnica Graham pero con la sutil inducción visual a Bausch en la composición que Tilda Swinton hace para su personaje de Madame Blanc, la coreógrafa de la academia.
Las piezas coreográficas de Damien Jalet que se ven en pantalla son estilizadas pero de montaje y funcionales a la narración cinematográfica.
Las actuaciones más destacadas son las de Tilda Swinton que asume tres roles y Dakota Johnson como Susie, la protagonista. Cabe mencionar la participación de Jessica Harper que protagonizó la primera versión.
A la historia se suman subtramas bosquejadas que aluden a la maternidad, al feminismo, al poder y al terrorismo que convierten a Suspiria en una película inquietante más cercana al terror psicológico que al sobrenatural, con el que fue presentada. Trailer de Suspiria, aquí.
CARLOS HERRERA

1 respuesta en “Suspiria: El maligno – crítica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.