El regreso de Mary Poppins y del musical tradicional – Crítica


COREOGRAFÍA CON TAP, CALISTENIA Y BMX PARA SUPERAR UNA CRISIS MUNDIAL –

Tantos años desde el estreno de Mary Poppins que todos los cinéfilos esperaban una remake sin imaginar que en 2018 Walt Disney Pictures estrenaría una secuela de la película de 1964 con la que Julie Andrews obtuvo el Oscar a Mejor Actriz.
Esta vez el rol protagónico lo realizó Emily Blunt y la trama sucede veinticinco años después de la primera historia, durante la Crisis Económica Mundial de la década de los ´30 centrándose en las dificultades que vive la clase media por la presión de los banqueros.
Los Banks ya son adultos y sus vidas están a punto de desmoronarse por un problema financiero por lo que su antigua niñera, Mary Poppins, regresará para nuevamente protegerlos.
Y esta vez contará con la ayuda de Jack, el iluminador, interpretado por Lin-Manuel Miranda, que en medio de la niebla londinense enciende los faroles callejeros y con esa luz, simbólicamente, aporta su optimismo y energía para superar la situación que vive la familia Banks y, obviamente, todos los países del mundo.
Miranda, con más carisma que Blunt, se luce en el cuadro musical central que con una inducción al movimiento de casi tres minutos estalla en la pantalla en una pieza coreográfica con música de Marc Shaiman que fusiona tap con calistenia, acrobacia y BMX.
En este cuadro, titulado en español Da un pasito luminoso, el director Rob Marshall puso toda su fibra de exitoso coreógrafo para rescatar la esencia de los musicales de los ´60.
El elenco además de Ben Whishaw y Emily Mortimer como los Banks, se completa con Colin Firth, Julie Walters, Meryl Streep, Angela Lansbury, y nada menos que Dick Van Dyke que participó en la primera historia de Mary Poppins. Todos actores que saben aprovechar roles con poco desarrollo.
Una película para la familia con el formato tradicional de los musicales de Hollywood aunque, al centrar la trama en un tema social, se aleja un poco del vanal glamour que éstos tenían en la mitad del siglo XX. Es un filme que entretiene al espectador con una historia un poco simple por lo que puede calificarse con 8/10
CARLOS HERRERA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.