Mi gran noche, Raphael y Álex De la Iglesia. La TV en el cine

FIGURANTES Y ACTORES, LA TRASTIENDA DEL ÉXITO, LA TELEVISIÓN TAMBIÉN ES CARTÓN PINTADO –

Raphael
Raphael en una escena de la película “Mi gran noche” de Álex De la Iglesia.

Con su clásico estilo al borde del desborde, Álex De la Iglesia vuelve a mostrar las miserias del show business. Esta vez las del mundo de la televisión.
El título de la película Mi gran noche es tomado de la canción de Salvatore Adamo que hizo famosa el protagonista de este filme, nada menos que el cantante Raphael, quien además lo utiliza para su tradicional gala de fin de año que habitualmente ofrece por la Televisión Española.
De la Iglesia, como una constante en sus películas, hace que las subtramas tengan el mismo desarrollo que la trama, algo que en la comedia le resta dramatismo a situaciones extremas sin quitarles su verdadero valor.

Vertiginosa escenas cómicas

La historia de Mi gran noche transcurre durante la grabación de la gran gala televisiva para recibir al 2016 con una cartelera encabezada conjuntamente por dos cantantes famosos, uno no tan joven pero gran trayectoria y aptitudes de divo, y el otro, jovencísimo, recién llegado a la fama y al que cada mujer que transita por los sets le hace bullir su testoterona..
El divismo de uno y la excitación del otro tienen a mal traer a sus representantes y en medio de los líos la pareja de presentadores de la gala se pelea por quien será seleccionado para participar en otro programa, mientras en el set los figurantes padecen la repetición de tomas una y otra vez en medio de la exasperación del director y los técnicos por no poder cumplir con los tiempos establecidos por los productores.
Ocurren accidentes que son evaluados de diferente manera según la víctima sea una estrella o un figurante, surgen amores mientras otros se terminan, intrigan los representantes para no perder un lucrativo cliente al tiempo que un par de estrellitas idea un ardid para asegurar su futuro económico. De esta manera desfilan por la pantalla un sinfín de situaciones divertidas que llevan al espectador a recordar a las parodias de género del cine americano, pero esta vez en español.

La crisis y el drama de los desocupados

Y mientras en el interior del set todo se sucede vertiginosamente en la puerta del canal de televisión, los empleados recientemente despedidos realizan una protesta por los millones que el dueño se ha robado y que a ellos los ha dejado en el paro.
Esa es la trama de la comedia, por las pantallas de televisión no se mostrará el drama de los desocupados pero los espectadores podrán ver la alegría de una fiesta fingida.

Un reparto de estrellas

El elenco está integrado por Raphael, un astro internacional y Mario Casas, uno de los actores más famosos en España.
También tienen roles importantes Santiago Segura, Carolina Barg y Carlos Areces, habituales en los filmes de De la Iglesia. Y llamativamente en el cast se encuentran varios actores argentinos que no tienen en su país el mismo cartel que en España, entre los se destaca Tomás Pozzi.
Esta película tuvo su avant premiere en Argentina en el ciclo Espanoramas organizado por el Centro Cultural de España en Buenos Aires.
El espectador disfruta de una brillante comedia que revela que la televisión también es sólo cartón pintado.
CARLOS HERRERA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.